Felicidad efímera
Felicidad efímera
Felicidad efímera
Cosillas que me gusta hacer
Album de fotos- Mi boda
Mis cosillas
Mis enlaces favoritos
Jornadas de Patrimonio 2008
Fotos de mis "senderismos"
Imagen
La vida te va dando una de cal y otra de arena. Hay que vivir el día a día, es lo único seguro que tenemos.
imagen
Un día eres la mujer más feliz del mundo y al otro día la más desgraciada.
Opiniones de mis amigos al leer esta web
Adela, cuando nacemos se enciende una vela, es la vela de la vida. Es muy especial porque está llena de vida y esto significa tener ilusiones, proyectos…pero esta vela empieza a consumirse poco a poco igual que pasan los días. Comparando esta vela con la persona que nace podemos decir que la vela que se va consumiendo es el cuerpo de la persona y los proyectos, ilusiones… es el alma de la persona. La luz que se apaga en esta vela es el pijama, es el cuerpo de la persona cuando fallece, y los proyectos, ilusiones… de le vela, es el alma de la persona que ha fallecido. El alma de la persona sigue viva. Precisamente sigue viva dentro de las personas que más le ha querido. Fíjate en esto el alma de Abel sigue viviendo dentro de ti; porque tú misma lo has dicho es la persona que más quieres en este mundo y como es la persona más maravillosa que has encontrado en tu vida se merece que le hagas un homenaje y el mejor homenaje que le puedes hacer es vivir como él te enseñó, porque como tú dices el conocerlo es lo mejor que te ha pasado, piensa como él te enseñó, viste como ha él le gusta, siéntete importante porque eres una persona que vales mucho, arréglate para ti porque él te estará viendo porque su espíritu esta contigo. Abel está contento donde esté si vives como una persona feliz, valiosa independiente porque es así como él quiere que seas. ¡ Este es el mejor homenaje que le puedes hacer!.

Adela, piensa que Abel está siempre contigo, aunque no lo puedas abrazar físicamente, no te ha dejado, está contigo en espíritu, siempre lo estará, así que no lo has perdido. Sé que tienes las fuerzas suficientes para seguir viviendo y siendo una persona integra, honesta y honrada, Abel sabe que tienes dentro de tí las fuerzas suficientes para hacer de tu vida la joya más preciada. Ama a tu persona como te mereces; cuídala, mímada, como el mejor de tus tesoros es una forma de que Abel sea feliz donde está ahora.

Cuida el presente, vívelo como el mejor momento de tu vida porque es tan fugaz que dura muy poco y cuando te das cuenta ya se ha ido, es una forma de hacer fortuna para tu futuro.

Esto te lo dice una persona que es una buena amiga tuya y que te aprecia igual que aprecio a Abel porque sé que es una buena persona. Los pocos consejos que tuve oportunidad que me diera los tendré siempre presentes.
El día más feliz de mi vida fue sin duda alguna el día de mi boda.
Era tan feliz que tenía miedo.
Temor de que se me escapara de las manos de un día para otro.
Todo comenzó con unos dolores de estómago que no se le quitaban y le iban a más. Fue al médico y le mandó calmantes, como seguía igual fuimos a urgencias. Donde le dieron más calmantes. Cuando fue al especialista de digestivo le mandó un Tac.
El resultado tardaría 2 semanas así que al día siguiente de hacerselo fue a la consulta, de allí lo mandaron a urgencias a Torrecárdenas, con el informe del Tac.
Me llamó para decirme que iba para allá. Cuando llegué estaba en la sala de sillones con el pijama del hospital esperando que hubiera una cama libre para poder ingresarlo.
A su lado tenía el informe del tac, no podía ser más terrible, displasia de páncreas con metástasis en el hígado.
Fui al puesto de enfermeras y una doctora me explicó lo que tenía.
El suelo desapareció de mis pies.
No podía creer que le estaba pasando eso a la persona que más quiero en este mundo.
Mi vida se desmoronó como un castillo de naipes, sentí que algo en mi interior se quebraba.
Estuvo ingresado en la planta de digestivo. Le dieron el alta a la espera de más pruebas.
Todo para confirmar lo que ya se sabía.
La de digestivo lo mandó al oncólogo. Tuvimos que ir a atención al usuario porque no le daban cita, el encargado estaba de vacaciones, así que conseguimos que le dieran cita para que lo viera el especialista. Le mandó quimio, sólo se la pusieron una vez.
Ya estaba todo muy extendido y estaba amarillo, la bilirrubina la tenía por las nubes y la coagulación baja.
Lo ingresaron en oncología, le dieron otra vez el alta para seguir con los resultados de las pruebas.
El lunes 8 de septiembre, se encontraba muy mal y fuimos a urgencias para que lo ingresaran, el médico que lo atendió le dijo que si es que no sabía lo que tenía, y que era normal que se encontrara así. Fui a hablar con el oncólogo a ver si conseguía que lo ingresaran, me dijo que eso era cosa del médico de urgencias, le dije que si lo que quería es que entrara en coma en la sala de sillones y me fui.
Cuando llegué a urgencias me dijeron que lo iban a ingresar, el médico lo había indicado, pero la médica de la planta no quería ingresarlo allí, quería que fuera a paliativos, al final lo volvieron a ingresar en la 6ª en oncología.
El martes la doctora me dijo que no me quería dar cuenta de que se estaba muriendo.
Esa noche la pasé con él. Al día siguiente la doctora dijo que lo iba a sedar, lo hizo y apenas pasaron unas horas entre la sedación y el fallecimiento.
No podía creermelo.
Todo había terminado para él y también para mí. Se fue y me dejó sola, vacia y se llevó una parte de mi.
Desde entonces no paro de llorar, de preguntarme por qué le ha pasado esto a la persona más maravillosa que he encontrado en mi vida.
El conocerlo es lo mejor que me ha pasado, me cambió todo, la forma de pensar, la forma de vestir, me hizo sentir que era importante, que valía mucho, que tenía que arreglarme por y para mí, no para los demás, me enseñó a ser más independiente, a valorarme, a que la felicidad estaba en mi interior solo tenía que dejarla salir...
Pero se lo ha llevado todo, la vida ahora es una sucesión de días vacíos, sin sentido, lo echo tanto de menos.
Ya sé que no soy la única persona que le ha pasado algo así, pero eso no me consuela, quiero verlo, abrazarlo y que me abrace, perderme en sus ojos.... pero eso ya no lo podré hacer nunca más...

Escríbeme
Me interesa tu opinión
Sé que no estoy sola, tengo a mi madre, que ojalá Dios la guarde por muchos años, a mis amigas y amigos, a mi familia y a mis compañeros de trabajo, ellos son los que me animan a seguir adelante.
Ahora tengo que ocupar el tiempo que tengo libre en hacer cosas, hay que tener la mente "ocupada" para no darle vueltas a las ideas que te vienen a la cabeza.
Los fines de semana los paso en Retamar, en un apartamento que tengo junto al mar, paseo por la playa, eso me relaja mucho. Recuerdo nuestros paseos, él cogía piedras, hablábamos, si el agua esta bien me daba un baño, él se bañaba poco, le gustaba cuando el mar estaba alborotado y había olas, justo lo contrario que a mí.
Las piedras que recogía las barnizaba y se quedaban muy brillantes y bonitas. A algunas les pintaba los rasgos de una cara.
Decían que eran "fotos".
Ahora estoy haciendo un cursillo de inglés por internet, es de teleformación organizado por el IAPP, es muy interesante, me gusta mucho, estoy aprendiendo bastante y me tiene ocupada.
El martes, día 9 de Diciembre, termino otro cursillo que estoy haciendo también por internet, es de Técnicas documentales, es interesante, pero me gusta más el de inglés.
Por las mañanas salgo a pasear, llego a la ermita de Torregarcía y doy la vuelta, encuentro a gente corriendo, en bici, andando, solos, en pareja, en grupos, ayer llegué hasta la fabrica de salazones de origen romano. Cada día espero ir más lejos y descubrir sitios nuevos, al menos para mí.
Siempre soñé en casarme y quizás tener hijos, al conocerlo mis sueños se hicieron realidad. Con él estaba en una nube de la que no quería bajar. La muerte se lo ha llevado y me he estrellado contra el suelo, contra la dura realidad del resto de mi vida sin él. Sé que está conmigo, en lo más profundo de mi ser.
Estamos en otro año y no sé cómo he podido pasarlo sin él. Estos días en que la gente estaba contenta, días de luz, música, villancicos, alegría, de reencontrarse con los seres queridos, aunque los he pasado en familia y con las amigas, no es lo mismo sin él. Me considero afortunada por haberlo conocido, amarlo y ser correspondida, con un amor desinteresado, dándolo todo a cambio de nada, así era él, la persona más generosa que he conocido en mi vida.
Su recuerdo es el motor de mi existencia.